Entrevista a David Mendoza - Convocatoria Fotográfica 2015

David Mendoza, es el segundo fotógrafo seleccionado, estaremos presentando su trabajo “Pasajero en Transito”.

(AS) – David Mendoza, ¿Quién es? háblanos un poco de ti, la fotografía, el film…

(DM) – Bueno para comenzar, soy Hijo de Adolfo y Elena, dos pilares y vías importantes de referencia en mi vida, que forman junto con los estudios realizados en torno a mi profesión lo que soy hoy. Estudié técnicas del Cómics en la Academia de Artes Avanzadas (AAA), Diseño Gráfico en el Instituto Serigráfico Ávila (ISA), también en el Instituto de Arte Federico Brandt Cine y Fotografía con el Maestro Máximo Graterol. En el proceso de actualización técnica de todo fotógrafo estudié con Roberto Mata en su RMTF en sus tres cursos digitales de orden.

Yo estaba chamo, estaría en cuarto o quinto grado, cuando de manera fortuita mi encuentro con la fotografía fue con una cámara Zenit, que guardaba una tía. Este objeto me parecía un dolor de cabeza ¿Por qué tantos números, palancas y botones para tomar una foto? pero no dejaba de sorprenderme y el nivel de curiosidad que generaba en mí este aparato y que mi tía me pilló que sin permiso la tomaba prestada. Esto me motivó a comprar con la ayuda de mis padres la mía y como buen ser humano siendo un animal de costumbre, compre una Zenit en un foto estudio que quedaba en el bulevar de Sabana Grande, cerca del Gran Café que hace o hacía esquina allí.

Para mí la fotografía es intención… es como una meditación que te lleva a un estado de conciencia de todo lo que te rodea, donde factores internos y externos conspiran para lograr como por arte de magia frenar el tiempo, robándole así al mundo ese instante y haciéndolo tuyo y donde el método que son las palancas, botones y los números tienen un gran sentido. ¿y por qué el film? es muy sencillo, creo que es importante no olvidar de donde se viene, porque si recordamos de dónde venimos sabremos a donde vamos. Fotografiar en película es un hecho único, quizás no tenga la versatilidad de lo digital pero no tiene muchos de sus vicios.

(AS) – David, cuéntanos de esa combinación vernácula y pictorialista, ¿supone una división o en si van juntos?

(DM) – Los conceptos de la fotografía vernácula y pictorialista los encontré en un documental sobre la historia de la fotografía donde tocaban el tema de las primeras cámaras Kodak Bulls Eyes bajo el lema “Usted apriete el botón y nosotros hacemos el resto”. Esto en su momento permitió un acercamiento y el acceso a todos sin distinción académica a hacer fotografía creando dos tipos de fotógrafos: “Los pictorialistas y los vernáculos” Los primeros pretendían una visión más artística para el uso de la fotografía y los segundos eran los aficionados, estos generaban una fotografía más cotidiana más informal. Pienso que es un axioma el que todos tenemos algo de ambos mundos o por lo menos uno más desarrollado que otro. Para mí, el primero me permite manejar la estética y el concepto, dándole forma a lo abstracto de la intensión; el segundo el adaptarme al medio en el cual quiero que se desarrolle dicha idea y transformar lo sutil en cotidiano. supongo que estos conceptos van juntos tomados de las manos sin perder sus propias particularidades.

(AS) – El portafolio con el cual quedaste seleccionado, “Pasajero en Tránsito”, me llevo a un viaje imaginativo, algo mágico que lleva consigo la película y el blanco y negro tal vez, podemos suponer que es tu rutina, el ver por la ventana cuando vamos en la buseta, la intriga del quién es el acompañante de al lado, ¿cómo ha sido ese viaje del pasajero en tránsito?

(DM) – El concepto original de Pasajero en Tránsito fue la necesidad de registrar las particularidades por las que pasa el sujeto al convertirse en ese objeto que se mueve de un punto al otro, viaje que es susceptible a las colas, la espera, la gente, los elementos, buscaba fotografiar a la gente y su estado anímico, sus expresiones y ese letargo y el estrés que genera la espera o la llegada del transporte atiborrado. Me concentré en lo externo de esta idea, hice unos primeros ensayos pasando por la fotografía móvil (que sería como agarrar un taxi) y los diferentes medios de transporte: el aéreo, terrestre y subterráneo; medios comunes para casi todos, pero me di cuenta de que lo que estaba fotografiando era lo estático y que ese Pasajero en Tránsito era yo, no aquellas personas que yo pretendía que fueran mis pasajeros. Ellos simplemente eran compañeros de viaje. Decidí entonces redireccionar mi trabajo; quedarme con el transporte terrestre y llevarlo a película con toda sus particularidades; decidí usar películas que ya estaban vencidas desde 1998 como también los químicos para el revelado y fijado. Use una Canon F1 con una óptica de 28mm, una cámara bastante ruidosa al obturar en velocidades medias lo que ocasionó que me bajaran en algunas ocasiones de la buseta, por personas no muy contentas con que las fotografiara. En muy pocas ocasiones tuve la oportunidad de ver por el finder y exponer con cierta tranquilidad por lo cual se lo retiraba (particularidad de esta cámara), usaba un fotómetro gossen de luz incidente para medir y tener un rango de exposición que me permitiera jugar con la velocidad de obturación.

En fin, todo lo necesario que tuve que hacer para lograr estas tomas se asemeja a todo lo que tenemos que pasar para desplazarnos y llegar a nuestro destino. Las decisiones que debemos tomar: si montarnos o no en el autobús, si nos vamos caminando o guindado en la puerta, si nos alcanza para el pasaje con la sorpresa que lo aumentaron y no está en gaceta. Esa realidad que vivimos a diario, el que se sienta al lado, el que cruza los brazos encerrándose en sus pensamientos para no hablar con nadie, el que busca tema de conversación por cualquier motivo, el que se hace el dormido y todos aquellos que están esperando en las paradas aglomeradas mientras toman las decisiones para empezar su viaje.

(AS) –Por último, amigo, actualmente se puede ver muchos fotógrafos, ¿qué piensas de la fotografía que se desarrolla actualmente?

(DM) – En la actualidad pudiésemos decir que existe una explosión de talentos y a diario se generan muchos mas en la fotografía, y, más aún, con el desarrollo tecnológico que hay para ella. Desde la llegada de los megapíxeles, los primeros celulares con cámaras VGA y ahora con los celulares inteligentes donde se desarrollan aplicaciones exclusivas para hacer fotografía, esta se ha vuelto nuevamente accesible alcanzando su globalización con el apoyo de las redes sociales.

Hoy, mi foto no sólo la puede ver un venezolano, sino que con una simple etiqueta la puede ver hasta un japonés al instante. La fotografía no ha dejado de ser lo que es en su esencia, es todo ese soporte tecnológico que hay hoy en día lo que la hace más atractiva y aquí nuevamente se nos presenta el mismo escenario con las mismas disyuntivas que a principios del sigIo XIX entre los pictorialistas y los vernáculos y es que hay una pequeña línea que separa estos dos conceptos que los pudiésemos llamar usuarios y fotógrafos y esto aplica inclusive hasta para las mismas marcas de cámaras comerciales conocidas, que van desde las pocket hasta las profesionales , es como configurar la cámara en automático o manual, disparar en RAW o JPG.

Creo que la fotografía que se desarrolla actualmente y los fotógrafos de hoy tienen ese reto de no sucumbir a las comodidades de lo digital, pero también hay nuevos talentos que retornan a lo más básico y no por lo sencillo si no por la pureza de lo que realmente es hacer fotografía. Ella debe estudiarse en sus aspectos técnicos que se ven reflejados en la foto, pero es la práctica cotidiana la que nos hace entender que la fotografía nos es una cámara de tantos megapíxeles o un dispositivo tecnológico de última generación muy bien nos lo explica uno de los grandes expositores de la fotografía:

“Uno se convierte en fotógrafo cuando ha superado las preocupaciones del aprendizaje y en sus manos la cámara se convierte en una extensión de uno mismo. Entonces comienza la creatividad.” ~ Henri Cartier-Bresson ~


Ver más fotografías de David Mendoza por: Tumblr

Entrevista realizada por Anthony Salazar para Caracas Caos © 2015.

© Caracas Caos 2011–2019. Todos los derechos reservados.

Comentarios

Entradas populares

Fotografías de las protestas del 27F de 1989 "El Caracazo" - Por Francisco Solórzano (Frasso)
Wolfang Medina // La Zorra, La Guaira - 2019
María Lionza, una religión en resistencia por César Escalona
Luis Arturo Martinez, Caracas 2013
Memorias del Cielo, Película de Jesús Reyes (MaxMil080)